Paco Montes 22 de junio de 2021

Por SOS Noticias Córdoba

Fortín.- Han pasado meses desde la tragedia de Calcahualco y las imágenes aún están en la mente. Alejandro de Jesús Ramírez, de 21 años, camina por su casa en Fortín de las Flores, lo hace auxiliado por unas muletas.

Una de sus piernas aun sigue en rehabilitación. Alejandro es uno de los sobrevivientes del accidente de la camioneta que cayó a un barranco el 14 de marzo de 2021 y que dejó como saldo a 3 personas muertas.

Las lesiones de Alex

Los dos meses siguientes al accidente, Alex los vivió en los hospitales, primero en el Hospital Córdoba-Yanga y después en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz.

Presentó fractura en los brazos, fractura de cadera, y lesiones en una pierna.

Hoy, rodeado de su abuelita, su madre, sus hermanos y primos puede platicar el momento del accidente. Está tranquilo y comparte esos momentos que lo han marcado.

El accidente acabó con la vida de tres jóvenes que como él habían acudido a ayudar a quienes intentaban apagar las llamas que devoraban el Parque Nacional Pico de Orizaba.

¿Qué sucedió en Calcahualco?

Eran aproximadamente las 2:30 de la tarde cuando los socorristas de los grupos Águilas Negras y Bomberos Voluntarios Veracruzanos de Fortín, regresaban a bordo de una camioneta, cuando ésta perdió los frenos.

Fueron instantes de incertidumbre, que terminaron cuando el vehículo cayó a una barranca de más de 100 metros de profundidad. En total hubo 9 lesionados y tres personas que fallecieron, dos de ellas al llegar al hospital.

“Escuché gritos y quejas de compañeros, de dolor; le dije a una compañera que la iba ayudar pero cuando quise moverme mis brazos no me respondían porque estaban fracturados».

Y agrega:

«Quise bajar pero mi pierna izquierda no me respondía y me empecé a arrastrar para salir del a camioneta y pedir ayuda”.

Los primeros que llegaron para brindar auxilio fueron los vecinos de Maquixtla, una población de menos de mil habitantes, pertenecientes al municipio de Calcahualco.

Uno de ellos, lo ayudó a mandar un mensaje de auxilio a través de sus grupos de whatsaap. Alejandro no podía usar sus brazos, estaban rotos.

“Gritaban y pedían auxilio y no llegaba nadie”. Alejandro ahora valora aún más el hecho de ser “primeros respondientes”, es decir, los primeros en llegar al lugar de los incidentes a auxiliar a los lesionados.

En el lugar murió Luis Enrique Morales, de 16 años. Horas después falleció Marilú Morales Jiménez, de 20 años y Rómulo Muñoz, de 20 años, quien apenas iniciaba en los grupos de rescate y auxilio. El luto lo llevará siempre.

A pesar de todo, el joven socorrista tiene más ganas de seguir en servicio. Ahora entiende más la importancia de ser de los primeros en llegar, de auxiliar al lesionado, de darle confianza en que las cosas saldrán lo mejor posible.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será visible. Los campos obligatorios están marcados con *