Mérida.- José Eduardo Ravelo Echavarría tenía 23 años, había migrado de Ciudad Isla, Veracruz a Mérida, Yucatán, en busca de una mejor calidad de vida. Hoy está muerto, falleció a causa de heridas hechas por policías de aquella ciudad., y todo porque les pareció que era un joven SOSPECHOSO.

El portal informativo de Mérida, “Presidio MX”, transmitió una entrevista el 4 de agosto de 2021, con la señora María Ravelo, madre de José Eduardo, donde describió los hechos que ocurrieron el 21 de julio.

Fotografía de José Eduardo Ravelo, a quien de cariño apodaban «el Güero».

“A mi hijo lo detuvieron el 21 de julio en el área del parque San Juan de la Ciudad de Mérida. Mi hijo se vino a trabajar aquí, y no había tenido noticias de él desde hace 4 meses. El día 22 él me habla y me dice: mamá, me pasó un caso muy feo…me agarró la policía pero yo no estaba haciendo nada, iba a una entrevista de trabajo”.

La señora explica que los policías ya no lo dejaron ir, lo acusaron de ser sospechoso, como si eso fuera un delito, lo subieron a la camioneta, lo golpearon y lo violaron de forma múltiple.

María Ravelo contó cómo vivió las últimas horas con su hijo.

El día 24, aun con poco dinero, la señora acudió hasta esa entidad para encontrar a su hijo. “todavía lo encontré vivo, triste, deprimido, se paraba y vomitaba sangre, le dije que lo iba a llevar a un hospital”. Y así fue, juntos acudieron al hospital general “Dr.Agustín O’ Horán”, donde el médico que lo atendió le preguntó si era gay.

“Llegó el doctor y le dijo: ¿Cómo te van a violar los policías, no puede ser posible? ¿Y eres gay? Él le dijo que no. Yo le dije: Doctor por qué le hace esas preguntas, él no es gay, y si lo fuera él tiene derecho, no tienen por qué, sus derechos no pueden ser violentados y menos por servidores públicos, por policías que están para ayudarnos no para agredirlo”.

Lo que siguió fue una serie de actos burocráticos. Le pidieron una radiografía con un costo de 400 pesos, dinero que la señora no poseía en ese momento. Luego le sugirieron ir a la Fiscalía para denunciar el caso y agilizar la atención. Ahí lo revisó el médico legista, quien afirmó que sí tenía desgarramiento en su ano y una probable perforación de pulmón.

En el hospital lo internaron sólo hasta que la Fiscalía intervino. José Eduardo fue intubado debido al problema en el pulmón, aunque una de las doctoras, según la señora, lo quiso hacer pasar por un caso de Covid, cuando los daños eran por el ataque de los policías. Finalmente, José Eduardo murió.

Fragmento de entrevista del portal informativo Presidio MX. Si quieres ver la entrevista completa, da click aquí…

El viernes, aún en Mérida, frente al féretro de su hijo «el güero», la señora María reveló a los medios de comunicación que la necropsia arrojó que la causa de muerte había sido «destrucción orgánica múltiple y politraumatismo», además de que había señas de que fue torturado pues tenía lesiones en las muñecas y brazos.

Y agregó que según las cámaras de seguridad, quienes lo detuvieron fueron policías municipales de Mérida, y que la violación habría ocurrido tanto en la patrulla como en los separos.

Este sábado, aproximadamente a las 10 de la noche, el cuerpo del güero estaba arribando su natal Ciudad Isla. Su madre, su hermano, su familia y amigos, saben que no lo volverán a ver, que pase lo que pase les arrancaron a uno de sus seres más queridos, sin embargo, exigen justicia, que quienes mataron al muchacho, reciban todo el peso de la ley.